¿Qué opciones tengo si no soy un buen candidato?

La liposucción es un tratamiento de cirugía estética que se ha popularizado mucho en los últimos tiempos, lo que puede llevarnos a pensar que todo el mundo puede someterse a ella sin problemas y obtener buenos resultados. Como resultado de la popularidad actual de la cirugía estética, se tiende a frivolizar con este tipo de intervenciones, considerándolas como procedimientos estéticos sin riesgos ni contraindicaciones. Sin embargo, debemos ser conscientes de que se trata de operaciones quirúrgicas serias, que pueden estar contraindicadas para nuestro caso particular.

Un cirujano experimentado, después de observar las características de tu caso, deberá indicarte si este tratamiento es indicado para ti, teniendo en cuenta tu estado de salud y los resultados que quieres obtener. Hay varios casos en los que la liposucción no es un tratamiento indicado, ya sea porque no va a producir unos resultados satisfactorios o porque resultaría peligroso para la salud del paciente. No por ello debemos deprimirnos y pensar que nuestro caso no tiene remedio. A continuación explicaremos los casos en los que la liposucción no está recomendada como tratamiento de elección y qué puede hacerse en cada uno de esos casos:

  • Sobrepeso: La liposucción no es una solución para los problemas de sobrepeso ya que sólo elimina cúmulos de grasa localizada y, en el sobrepeso, la grasa se distribuye de manera uniforme. Las personas con sobrepeso deberían intentar solucionar su problema mediante un cambio de sus hábitos de vida, llevando una dieta saludable y realizado ejercicio de manera regular. Si, una vez en su peso normal, siguen teniendo zonas en las que la grasa está acumulada y ésta resulta difícil de eliminar con dieta y ejercicio, podrían volver a plantearse una liposucción.
  • Grandes obesidades: En estos casos sucede lo mismo que con el sobrepeso, con el añadido de que la liposucción no podría eliminar toda la grasa sobrante, con lo que los resultados serían mínimos. Para estas personas, si no les es posible adelgazar mediante el mantenimiento de hábitos de vida saludables, existen cirugías especiales que pueden ayudarles a reducir peso, como el balón gástrico, el bypass gástrico, la banda gástrica, la derivación biliopancreática, el cruce duodenal o la manga gástrica.
  • Celulitis: La liposucción no es un tratamiento eficaz para la celulitis. De hecho, actualmente no existe ningún tratamiento eficaz contra este trastorno. La liposucción puede mejorar el aspecto de la zona, así que sería cuestión de comentarlo con el cirujano para que pueda informarte de los resultados esperados y, basándote en ello, puedas decidir si someterte a la liposucción o no.
  • Reducción de pecho: La liposucción no está recomendada para extraer la grasa de la zona del pecho ni de los laterales, por la probabilidad de aparición de cáncer en esa zona. Para estos casos se recomienda realizarse una mamoplastia de reducción.
  • Piel poco flexible: La piel flácida o con estrías no es adecuada para realizar una liposucción, ya que los resultados estéticos no serían insatisfactorios. Deberías consultar con tu cirujano la posibilidad de mejorar tu piel con cremas, ejercicios o, si el caso es muy grave, realizar algún otro procedimiento quirúrgico como la abdominoplastia.
  • Personas con problemas médicos: La liposucción está totalmente desaconsejada en personas con enfermedades del corazón, hígado, riñón, problemas de coagulación o hipertensión. Esta contraindicación se debe tanto a las complicaciones que pueden darse en la mesa de operaciones (que pueden llevar incluso hasta la muerte del paciente) como a los problemas que podría sufrir en el postoperatorio y que incluyen trombosis venosa, embolia pulmonar, edema pulmonar, infarto cardiaco y necrosis de los tejidos. Si es tu caso, consulta con el cirujano la posibilidad de mejorar tu problema con cirugías menos invasivas o cambiando tu estilo de vida mediante la inclusión de hábitos saludables. No mientas nunca al cirujano sobre tu estado de salud para poder someterte a una intervención de cirugía estética. Recuerda que estamos hablando de una operación seria y que es tu vida la que está en juego.
  • Personas con expectativas poco realistas: Hay personas obsesionadas con su aspecto físico y que pueden acabar desarrollando una adicción por la cirugía. Estas personas buscan un ideal de perfección física inalcanzable que sólo les conduce a la frustración. Si eres rechazado para una liposucción por razones psicológicas, plantéate si de verdad necesitas esa operación, hasta qué punto estás basando tu autoestima y tus relaciones sociales en tu físico, qué otras cualidades posees y te hacen valioso como persona, aparte de la belleza… Si no encuentras respuestas satisfactorias a esas preguntas, deberías estudiar la posibilidad de consultar con un psicólogo que pueda ayudarte.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR