Preparación psicológica para la liposucción

A pesar de que la liposucción es un tratamiento seguro y popular, es conveniente que nos preparemos psicológicamente para enfrentarnos a la operación. Según vaya acercándose la fecha de la intervención pueden surgirnos dudas, temores, ansiedades… Para que el paso por la operación sea lo menos desagradable posible, es conveniente seguir estos consejos:

  • Consigue información: Puedes informarte a través de revistas especializadas, Internet, preguntando a algún conocido que haya pasado por la intervención… Tu mayor fuente de información es tu cirujano. No tengas miedo de preguntarle cualquier duda que tengas sobre el procedimiento de la liposucción: qué van a hacerte, cómo te sentirás, si pasarás dolor o no, los riesgos de la operación… Está demostrado que las personas bien informadas sobre los procedimientos quirúrgicos a los que van a ser sometidos experimentan menos ansiedad e incluso tienen una mejor recuperación.
  • Analiza tus expectativas: Asegúrate de que lo que esperas conseguir de la liposucción es lo que realmente puedes conseguir de ella. La liposucción puede ayudarte a eliminar los depósitos de grasa acumulados en zonas específicas del cuerpo. Cualquier otra expectativa que te hagas (eliminar el sobrepeso o la celulitis, rejuvenecer, conseguir amor o reconocimiento social…) sólo servirán para frustrarte.
  • Pregúntate si de verdad deseas pasar por la operación: Sí, es cierto que ya has acudido a la clínica, que has buscado la manera de pagar la operación, que ya has pasado las pruebas del preoperatorio y se lo has notificado a tus familiares y amigos. Quizá parezca un poco tarde para reflexionar sobre tus razones para pasar por la operación pero deberías dedicar un tiempo a ello. Piensa si realmente quieres hacerlo, si ese deseo parte de ti o de la presión de los demás, si estás dispuesto a pasar por la operación y el postoperatorio, si realmente los resultados que vas a obtener merecen la pena… Si después de reflexionar sobre ello encuentras que no tienes razones auténticas para hacerlo, será mejor que canceles la operación en lugar de dejarte llevar. Si, por el contrario, al analizarte descubres que deseas la operación de forma genuina y que los beneficios superan a los inconvenientes, te encontrará aún más seguro y reafirmado, lo que te dará fuerzas para sobrellevar la intervención y el postoperatorio.
  • Controla la ansiedad: Es normal sentir ansiedad antes de pasar por una operación quirúrgica. Por muy segura que sea, es una situación nueva que nos provoca nerviosismo. Debemos aprender a controlarla, ya sea mandándonos mensajes positivos, intentando ocupar nuestra mente con otras cuestiones, realizando ejercicios de relajación y respiración o intentando visualizarnos de manera positiva (podemos imaginarnos al día siguiente de la operación, viendo que todo ha salido bien y que nos sentimos seguros y a gusto o imaginar nuestro cuerpo con los nuevos resultados).
  • Busca apoyo: No es conveniente enfrentarse a una situación como la liposucción estando solo, por muy segura y sencilla que sea la intervención. Desde que comience el proceso, es decir, en cuanto te plantees que vas a realizarte la operación, busca a alguien con quien compartir tus miedos y dudas, que esté a tu lado para tranquilizarte y que apoye tu decisión. Eso hará que tu ansiedad disminuya y que el proceso resulte mucho más agradable.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies