LIPOSUCCION DE RODILLAS

La liposucción de rodillas es una de las cirugías más demandadas para embellecer las piernas.   Una liposucción de rodillas suele realizarse con anestesia local, que se infiltra a través de una cánula (de unos 2 a 3 milímetros de diámetro) por las mismas incisiones que se usarán después para succionar los fluidos y tejido adiposo.  En este sentido, será muy importante la destreza y experiencia del cirujano estético ya que éste deberá conocer muy bien la anatomía de las rodillas para no afectar al tejido muscular.

El objetivo del cirujano será lipoaspirar los cúmulos adiposos que no permiten ver bien las rodillas y resaltar sus formas huesudas.

El uso de cánulas de succión muy finas facilitará las maniobras durante la operación. Las incisiones se harán de forma asimétrica para evitar el efecto estético que tendrían unas incisiones simétricas (se vería muy artificial y llamaría la atención).

La liposucción de rodillas se suele realizar en las siguientes zonas:

  • La zona que se encuentra justo por encima de la rótula (que adquiere la forma de una banana cóncava hacia abajo),
  • La cara interna de la rodilla (cuando ésta es demasiado ancha),
  • La parte externa de la rodilla, que suele dar la sensación de rodillas anchas).

La cantidad de grasa aspirada será relevante cuando se encuentra en la cara interna de la rodilla.  El cirujano deberá tener presente el criterio de proporcionalidad y ver cómo encaja la rodilla con respecto al muslo, pierna y  tobillo. También deberá asegurarse de que ambas rodillas son simétricas y que quedan de un tamaño similar.

Durante las primeras 24 horas te aconsejará tener las piernas levantadas. Al finalizar la liposucción, se producirá un edema postoperatorio (hinchazón) que irá mejorando a medida que vayan avanzando los días (durante el transcurso de los 6 primeros meses). El cirujano será quién recomendará después una serie de ejercicios físicos.

Deberás utilizar una faja de compresión (que te comprima la zona de la rodilla y zonas adyacentes, habitualmente hasta el pié) durante 2-4 semanas. Después podrás quitarte la faja, pero deberás utilizar medias de compresión fuerte durante otro mes. Transcurrido este mes, y más aún si tu trabajo te exige estar de pie, deberás utilizar unas medias de compresión moderada.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR