Diferencias entre la liposucción tradicional y la liposucción láser

La tecnología láser ha irrumpido con fuerza en la medicina y a medida que pasa el tiempo, va a ir ganando cada vez más y más protagonismo. Esto se debe sobre todo a las ventajas evidentes que tiene el láser frente a las metodologías tradicionales y al abaratamiento que ha sufrido la tecnología del láser durante los últimos años.

La principal diferencia que existe entre la liposucción tradicional y la liposucción láser es que en la primera se aspira la grasa para retirarla del cuerpo de la paciente, mientras que en la segunda, el láser penetra a través de la piel y disuelve la grasa dentro del cuerpo de la paciente, por lo que el sangrado, la posible ruptura de vasos sanguíneos y la recuperación posterior de la paciente es mucho menor. Otra de las ventajas de la liposucción láser es que la precisión del láser permite dirigir esta herramienta con mucha exactitud, lo que permite ser muy preciso en la grasa que se pretende disolver.

De esta forma, si una liposucción tradicional suele necesitar unos días antes de que la paciente pueda regresar a su rutina diaria, con una liposucción láser la reincorporación de la paciente a su día a día se puede realizar en 24 horas desde la intervención, por lo que los plazos de recuperación se mejoran de manera evidente.

Sin embargo, la tecnología láser no es aplicable a todo tipo de pacientes, ya que con este método solo pueden extraerse hasta 300cc de grasa, que contrasta con los varios litros de grasa que pueden eliminarse mediante las otras técnicas de liposucción. Esta técnica es recomendada para las zonas más pequeñas como el rostro, el cuello o los pechos.

La liposucción láser tampoco es una buena opción para aquellos pacientes que desean realizarse una lipoescultura, ya que la grasa extraída no se puede volver a inyectar

en el cuerpo.

En definitiva, la tecnología sigue en constante evolución y la aparición del láser ha supuesto una auténtica bendición para la medicina que ha sabido implantarla con éxito en diferentes disciplinas. Concretamente, en las intervenciones de liposucción se ha sabido aprovechar las ventajas del láser para garantizar mejores resultados, cuando se utiliza en zonas pequeñas y tiempos de recuperación más cortos, con unos precios similares. Seguramente, dentro de poco, podrán igualarse los volúmenes de extracción que es la gran desventaja que tiene hoy en día este método frente a una liposucción tradicional.

Comments are closed.