Aumento de busto o pecho con la grasa extraída de la liposucción (aumento de busto natural)

El aumento de busto natural es una operación estética de agrandamiento de pechos relativamente novedosa que todavía no está totalmente extendida ni aceptada por todos los cirujanos plásticos. Muchos cirujanos prefieren esperar y ver los efectos secundarios que tiene esta mamoplastia y las posibles consecuencias de este tratamiento a medio y largo plazo.

El procedimiento es relativamente sencillo. Primero el cirujano estético realiza una liposucción en aquella zona que ha elegida la paciente, de forma que consigue grasa de la paciente a la vez que estiliza su figura. Posteriormente, el cirujano introduce esta grasa en los pechos de la paciente, con lo que consigue un aumento del busto natural, sin necesidad de recurrir a los implantes de silicona.

Uno de los principales debates que existe sobre esta cirugía estética es la posible reabsorción del cuerpo de esta grasa que se ha incorporada a los pechos. Según una serie de estudios realizados, se ha comprobado que el 90% de la grasa incorporada se mantiene en los pechos y sólo el 10% restante es reabsorbido. Sin embargo, todavía no existen los suficientes casos estudiados como para garantizar que la reabsorción es realmente solo del 10%, por lo que los resultados finales siguen estando todavía en el aire.

Por otro lado, el aumento de busto natural nunca será muy importante, en el sentido en que nunca se convertirá en un aumento de busto excesivo. Dicho de otra forma, la paciente nunca pasará de una talla de copa A a una talla de copa D, pero sí es posible un aumento de una talla B a una C. Por ello, no todas las pacientes que desean un aumento de pecho pueden recurrir al aumento de busto natural, ya que sólo es recomendable para aquellas mujeres que desean tener un aumento que no sea demasiado importante.

También existe una parte importante de la comunidad médica que desconfía del aumento de busto natural alegando que impediría la buena ejecución de las mamografías ya que la nueva grasa injertada podría ocultar posibles tumores.

En definitiva, se trata de una técnica todavía por desarrollar, que aporta muchas posibilidades pero que todavía no ofrece las garantías suficientes como para ser una cirugía estética generalizada.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies