AUTOESTIMA Y LIPOSUCCIÓN

La autoestima, o apreciación emocional profunda que tenemos de nosotros mismos, puede estar muy condicionada por la percepción que tenemos de nuestro físico. El hecho de que una persona sea consciente del aspecto que tiene y se acepte a sí misma tal y como es, mejorará su autoestima.

El concepto que tenemos de nuestro propio físico depende más de nuestra valoración personal que de nuestra belleza o fealdad en términos absolutos y realistas. Hay personas en su peso ideal, con una figura que sería envidiada por muchas otras personas y que, sin embargo, viven torturadas por no poder alcanzar los ideales de perfección que ellas mismas se han impuesto. Por el contrario, podemos encontrar gente que, a pesar de que su figura no coincida con los cánones de belleza establecidos, se encuentren a gusto con su cuerpo, lo acepten y lo amen, con el correspondiente beneficio que eso supone para su autoestima.

Por ello podemos decir que realmente nuestra autoestima debería ser algo que viniese de nuestro interior y de nuestra propia aceptación, una vez eliminadas las críticas de los que nos rodean y la presión de la sociedad para ser de una determinada manera. Sin embargo, incluso las personas maduras y emocionalmente estables pueden sentir que tienen zonas de su cuerpo que les gustaría mejorar y con las que podrían sentirse más a gusto. Es decir, si la persona se dice a sí misma “Estoy gorda, mi cuerpo da asco, nadie va a quererme así”, no va a solucionar esa baja autoestima por someterse a una liposucción. Si la persona piensa “Me acepto como soy pero mi imagen podría mejorar eliminando esta grasa”, puede ser una buena candidata para la intervención.

La liposucción puede ayudar a estas personas a mejorar ciertas zonas de su cuerpo y sentirse más a gusto consigo mismas y en su relación con los demás. Los depósitos de grasa localizados en la zona del abdomen, en los glúteos o en las caderas pueden hacer que nos sintamos incómodos en determinadas situaciones sociales (teniendo que llevar ropa ajustada, yendo a la playa…). La liposucción es una operación sencilla y que proporciona una mejora en el aspecto general de nuestro cuerpo, haciéndolo parecer más joven, esbelto y definido. Estas mejoras pueden hacer que nos sintamos más a gusto, que recibamos elogios de las personas que nos rodean y que, gracias a ello, nos encontremos más seguros de nosotros mismos y nuestra autoestima se eleve.

Sin embargo, las personas que no son capaces de encontrar en sí mismas el refuerzo necesario para sentirse a gusto consigo mismas y que se dejan llevar por los complejos y las opiniones de los demás, no encontrarán en la liposucción la solución a sus problemas. Al estar persiguiendo la perfección, se encontrarán frustradas continuamente, ya que buscan un ideal imposible de alcanzar. Solamente un estudio profundo de sus sentimientos y pensamientos y la práctica de la autoaceptación podría llevarlas a mejorar su autoestima. Mientras no lo hagan, la liposucción u otros métodos para mejorar su aspecto físico sólo les servirán como soluciones temporales que no resolverán su autentico problema.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies