Liposucción o Hidrolipoclasia (aqualipo)

La hidrolipoclasia es un método de eliminación de grasa que consiste en la infiltración de solución fisiológica, combinado con la aplicación de ultrasonidos (sonidos a una frecuencia elevada) sobre las zonas que se desean tratar del paciente. El objetivo de este tratamiento es el de eliminar la grasa sin necesidad de una intervención. A través de las inyecciones y de los ultrasonidos se consiguen romper las células de grasa, y una vez rotas, la grasa se puede eliminar por el organismo de forma natural, aunque también se podría retirar con un proceso de aspirado que aceleraría el proceso.

El tratamiento consiste en varias sesiones en las que se inyecta una combinación de solución fisiológica estéril y una serie de medicamentos en el tejido adiposo de la zona a tratar. Estas inyecciones se combinan con ciclos de ultrasonidos, que se aplican de manera externa y que normalmente nunca son superiores a los 15 minutos.

La combinación de los medicamentos inyectados en el cuerpo del paciente unido al ultrasonido que se aplica, produce la ruptura de las células de grasa, las cuáles, una vez rotas, se eliminan de manera natural por el cuerpo a través de la circulación sanguínea y de la actividad linfática.

La hidrolipoclasia, también es conocida como Aqualipo y se basa en un principio físico de que los ultrasonidos tienen la capacidad para difundir el agua, lo cuál provoca un efecto llamado cavitación, el cuál, y sin entrar en detalles, provoca la ruptura de las células de grasa gracias a su paso de estado líquido a vapor. Por lo tanto, la hidrolipoclasia ultrasónica o el aqualipo proporciona evidentes ventajas con respecto a la liposucción, ya que elimina todo el proceso de quirófano del tratamiento, evitando cualquier pérdida de sangre que se pueda producir durante la intervención quirúrgica.

Por otro lado, no ha aparecido ningún efecto secundario relevante, más allá de una posible mala combinación de los medicamentos inyectados a la paciente, por lo que la hidrolipoclasia está ganando cada vez más adeptos dentro de la cirugía estética.

Los resultados suelen ser duraderos, aunque en determinados casos puede resultar conveniente la realización de sesiones de mantenimiento para mantener los resultados que se han obtenido en unas primeras sesiones.

En definitiva, la hidrolipoclasia ultrasónica o aqualipo está ganando terreno a la liposucción tradicional ya que se está mostrando como un método eficaz para la eliminación de la grasa acumulada en determinadas zonas, y sin que sea necesario que el paciente entre en el quirófano.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies