¿Cuando conviene evitar la liposucción?

La liposucción es una intervención menor, pero no deja de ser una intervención quirúrgica con los posibles riesgos que ello conlleva, por lo que es conveniente tener claras todas las consecuencias que pueden afectar al paciente que se somete a esta intervención.

En primer lugar y más importante, el paciente debe de estar plenamente sano, por lo que cuando se plantea esta operación debe de realizarse un chequeo completo para asegurarse de que no padece ninguna dolencia o ninguna insuficiencia que desconoce. El doctor deberá revisar los resultados de estos análisis para asegurarse de que está en buenas condiciones para esta operación.

En segundo lugar, el paciente más adecuado para la liposucción es aquel que lleva un estilo de vida saludable y que tiene hábitos alimenticios sanos. Lo ideal es que realice ejercicio con asiduidad y que lleve una vida activa. Si no realiza ningún ejercicio físico, es recomendable que empiece a hacerlo antes de realizarse la liposucción.

En tercer lugar, es recomendable que un paciente que se somete a una liposucción no sea fumador o fumadora, y si lo es, debería reducir de manera drástica su consumo de tabaco. El tabaco predispone a los fumadores a tener mala circulación y una cicatrización deficiente, además de los riesgos de sufrir complicaciones cardiopulmonares, durante y después de la cirugía.

En definitiva, la liposucción no conlleva un largo período de hospitalización, ni largas horas de quirófano, pero sí es importante darle la importancia que se merece ya que se trata de una intervención quirúrgica.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies