Liposucción y diabetes

Se asocia la acumulación de grasa abdominal con algún problema en la capacidad de la insulina de una persona para metabolizar el azúcar y la grasa, lo cuál puede llevar a provocar un problema de diabetes tipo 2, hipertensión o problemas de corazón.

Esta asociación entre presencia de grasa, metabolismo y diabetes se traduce en que uno de los tratamientos más eficaces para el tratamiento de la diabetes de tipo dos sea el control de peso. Para reducir el peso, se ha recurrido tradicionalmente a las dietas y al ejercicio. Algunas personas piensan que si se elimina la grasa abdominal a través de una liposucción, ésta podría llegar a cambiar el metabolismo de una persona y por lo tanto concluyen que esta cirugía estética podría llegar a controlar la diabetes.

Sin embargo, diferentes estudios médicos han demostrado que esto no es así y que la eliminación de grasa abdominal a través de una liposucción no tiene ningún efecto sobre el metabolismo, sobre la cantidad de insulina que genera el páncreas ni sobre la diabetes de tipo 2.

Estos mismos estudios médicos concluyen que para mejorar la diabetes de tipo 2 (en la que es necesario alterar el metabolismo de la persona que la padece) la liposucción no es efectiva porque no consigue cambiar el metabolismo. La mejor forma para controlar la diabetes de tipo II son las dietas saludables y complementarlas con el ejercicio físico periódico.

La pérdida de la misma cantidad de grasa a través de los métodos de control de peso naturales (dieta y ejercicio físico), arrojan resultados completamente diferentes a los que generan la eliminación de esa misma cantidad de grasa a través de una liposucción. Esto se debe a que la dieta y el ejercicio provocan cambios en el metabolismo de la persona que la liposucción no provoca. Así, mientras que la liposucción no genera ningún beneficio adicional a los pacientes, más allá de la pérdida estética de la grasa, la dieta y el ejercicio provocan un efecto positivo general en la salud de la persona.

Por estos motivos, la liposucción debería de ser considerada siempre como la última solución para la eliminación de la grasa y se debería de considerar solo después de que otros métodos más tradicionales o naturales no hayan dado los efectos deseados.

Por lo tanto, los beneficios de la liposucción quedarían limitados a los importantes beneficios estéticos que genera esta cirugía y no a otros beneficios médicos. Para obtener los mejores resultados de una liposucción y que éstos sean duraderos, ésta debería llevarse a cabo, después de haber hecho dieta y ejercicio.

Fuente: Washington University

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies